Seko (de Gambia) o el Infierno.

Seko, o una historia diferente.

18 años, cara de niño, de muy
niño, dudo hasta que los tenga, salió de Gambia hace dos años, antes de cumplir
los 16, porque si no, tendría que haberse quedado en su pueblo, solo tiene
hermanas y su padre se había muerto de un ataque de tos…
“me fui andando” me dice, “el sol
sale por la derecha y se va por la izquierda” y mi primo se fue andando por el
medio.
“estic aprenent català a Blanes…”
si llegó hace 4 meses quiere decir que ha andado o viajado casi dos años
enteros. Seko se deja interrogar, o soy yo o es mi hijo quien pregunta,
fascinados ambos como reyecitos que viven en bolas de cristal, de la historia
que nos cuenta.
“salí con 300 dólares, que es lo
que teníamos entre los tres clanes para ir a buscar donde comer o vacas, y me fui
con ellos, anduve, anduve, anduve, atravesé un desierto a veces a pie a veces
con unos coches de gente que quería mi dinero, y cuando llegué a Marruecos, me
lo robaron todo, tras eso, un año en Marruecos hasta que al final llegué a Europa.
Y ahora busco trabajo. Tu tienes trabajo?”
mi hijo le contesta que el tiene
deberes, y yo le digo que no tengo nada…aunque luego, recuerdo vagamente que
tengo que plantar 20 bandejas de grama americana en el jardín. Le pego un
grito: ehhh! Seko se gira y del susto se le cae la bicicleta. Le digo que si,
que estoy haciendo una cosa en el jardín y me iría bien, pero….oye! cuanto
cobras tu? (es que soy un jodido catalán) –“7-8 euros la hora” ante mi silencio
me dice que por 3 me ayuda, y se me cae el mundo al suelo. Por 6 euros (dos
horas) aquí no movería el brazo ni el apuntador.
Manos a la obra! Entre todos,
hijos incluidos empezamos a plantar la grama americana que hemos comprado a 15
euros la bandeja de 60 esquejes. Para que nos entendamos, hemos pagado 15 euros
por 60 hierbajos. Plantamos, uno a uno, separando, midiendo los palmos, con
cariño, sin pausa, sin prisa, tenemos dos horas por delante. Y seko, con tranquilidad,
va haciendo, habla ingles con mi hijo, español conmigo, y se arranca con “un
poc de català”, no me pide nada, y mientras vamos trabajando me doy cuenta que
de sus converse de imitación le sale un dedo.
Seko me cuenta que los árabes
(supongo que se refiere a los marroquíes) son mala gente, me dice que en su
pais mal, y que aquí peor. Supongo que generaliza, pero también es verdad que
ellos deben ser lo que vendrían a ser los ”intocables” en la India, la clase
mas baja. Me cuenta que estuvo a punto de morirse de sed en el desierto y que
se bebió sus meados. Me lo dice con una sonrisa, pero una sonrisa de vencido,
de aquel que tiene 18 años y lleva 2 puteadísimo. Mi hijo no entiende nada y me
espero una comida llena de preguntas. Seko me cuenta que en Marruecos o Argelia…(vaya
usted a saber”) les vendieron una barca, por todo su dinero, con un agujero “reparado”
y que su primo ¿? Se murió cuando la metieron en el agua y tras unos 4 minutos
se hundió. Me dice que su primo era su mejor amigo y desde entonces el esta por
aquí con otros que sabe que son de su país.
Hemos terminado, Son las 2 de la
tarde, todos tenemos hambre, Seko no me dice nada, y le pregunto que cuanto, y
me dice que seis euros, se lleva 20 y unas bambas que usaba para correr que le harán
la temporada de verano. Vamos hablando hasta la puerta, y le pregunto que si comerá,
me dice que no lo sabe, pero que de todas maneras tampoco en su casa comería
aunque allí es peor, porque no hay papeleras ni cajas verdes (containers??).
Seko al final me dice: “sois muy simpáticos, te puedo preguntar algo?” (me lo
dice con in ingles perfecto, pulcro de acento), y le digo que claro, mientras
aprovecho para darle un poco de agua embotellada. “aquí hace frío?” Me quedo
helado…y le digo que sí, que no mucho, pero que comparado con Gambia seguro que
sí, y le pregunto porqué. Duerme en un puente (debajo de el) cerca de la estación
de tren de Blanes.
Luego comiendo, mi hijo el mayor,
me pregunta “Pare, el Seko, entonces, viene de eso que tu dices que es el
infierno verdad?” al contestarle que a cielos o infiernos solo vas cuando
mueres, el me pregunta si Seko viene entonces de la muerte.
No sabemos lo que tenemos
señores!

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Al Fenici dice:

    Reblogueó esto en Al Feniciy comentado:

    Hoy ha vuelto a pasar Seko por casa: unas bambas usadas y algo que abrigue. Queria trabajo, pero no hay nada que hacer, es invierne, hace frio. Se le veia triste, ya sin la fuerza de hace año y medio. Ya sin la esperanza intacta, sino que al contrario…Ni desesperado. Solo resignado. Ha preguntado por mis hijos, mi mujer y mi padre, me ha preguntado como estoy. Cuando le he querido dar 20 euros, no los aceptaba. Le he convencido de que hoy es por él, pero que quizás mañana sera por mi o alguno de mis hijos. Seko estaba vacia, sin dinero para irse, y sin un duro para volverse.
    Le pregunté por su familia, los de su pueblo: na sabia nada, “no tengo dinero para comer, llamar?” En fin.
    Reblogueo una entrada ya muy vieja, que rapido que va el mundo! esta sin corregir…era de cuando lo del blog no me apasionaba tanto.
    Se ha ido con una chaqueta, un jersey, 20 pavos, y unas bambas viejas.
    No he conseguido borrar la mueca de pena de sus labios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s