¿Que hace una chica como tu en lugar como este?

Hoy mi amigo Marc Simó, una gran

personalidad con todas sus inconveniencias, me ha regalado unos minutos
primero, y una mañana luego de revival al principio musical, luego sentimental,
mas tarde político y finalmente antológico.
Solo apretar al play me ha
llevado de golpe a un concierto de las fiestas de gracia, donde mis amigos:
Guilarte, Castillo, Muns  y
compañía, acabamos encantados encima de un container con tapa plana, coreando
al gran Loquillo, mientras cantaba entre otras, Mujer Fatal y sobretodo, La
mataré. Gran concierto en la calle Girona esquina Corcega. Grande por ser en estío
e inmenso por ser gratis.
Recuerdo vagamente que iba de
negro él y que de una manera abrupta la tapa del container se hundió bajo
nuestros pies, dejándonos en una maraña de bolsas negras. Recuerdo también, que
esa noche nadie ligó, ni con los que no eran del grupo del Insti, ni
endogamicamente.
Pero….esta cancion, me lleva a mi
gran ítem de la sexualidad política que es nuestra señora Sánchez-Camacho, y la
gran pregunta que se plantea es:
·
que hace una mujer como tu en un lugar como
este, me parece reveladora.
Si, mujer fatal!
Corrian los 16 en mis venas y mas
testosterona que ideas, (lástima que a día de hoy, una ha desparecido y las
otras nunca se han presentado), y con “Carne para Linda” empezó una noche
genial que derivó en cerveza por doquier y alguna que otra cosa, paseos nocturnos
por las fiestas de Grácia y confesiones de verano, cuando nuestros padres creían
(o nosotros lo creíamos?) que estábamos en casa estudiando para los exámenes de
setiembre.
Escuchando a algunos estos días
por la radio, algún que otro cometario de Facebook de mi amigo Juan Manuel, o también
conversaciones de Speedy en las puertas del colegio me doy cuenta que entre “Carne
para Linda”, “La mataré”, y “una chica como tu en un lugar como este”, podríamos
resumir la presencia del partido popular y de la señora Sánchez-Camacho en
nuestra política, así como la imagen que de nosotros estamos dando en el
exterior.
Noches de hastío en una realidad
tan distante son razón suficiente como para poner música esta tarde, escuchar a
mi amigo Loquillo el cual siempre tuve en alta estima, por una frase que me dejo
dubitativo en una entrevista. Recuerdo que le dijo a la entrevistadora: “si te
gusta bien, y si no también!” y eso construyó el link perfecto e irrompible
entre mi padre, el Cordonet de ciencias (el hubiera predicho con antelación que
ese container no iba a aguantar), y el principio de una libertad de pensamiento
que a veces puede llegar a ser peligrosa.
Como desde entonces siempre tuve
que admitir: Chanel Cocaína y Don Perignon, y el resto…no hay color!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s