El servicio ETERNO. 101 cosas que marc Odia y yo comparto.

El servicio lento o extremadamente lento en bares y restaurantes. 

No creo que haya nada que me saque más de quicio que llegar a un bar o restaurante y sentirme desatendido, transparente o directamente invisible. Cuando compruebo que ningún camarero me presta atención e incluso desvían su mirada para evitar servirme me largo si mediar palabra. No lo entiendo, siempre he pensado que el trabajo de un sirviente es servir, y no el de determinar si soy una aparicion mariana o un espejismo digno de un bar en verano que no disponga el siempre esencial servicio de aire acondicionado en su interior.

Tardar en servir un plato más de quince minutos es humillante y vejatorio para el cliente pero ese lapso de tiempo se convierte en insulto y grandiosa hijaputez cuando se produce entre plato y plato. Ninguna circunstancia lo justifica, solamente la muerte del cocinero, que normalmente no se produce, para desgracia mía. Esos restaurantes, fantasticos y carisimos donde te dan una aceituna pinchada en un palo y te cuentan por escrito en el menú que eso es una estratificacion de chupa pup, son los peores, ya que además de sumar su extrema lentitud a la situación, el silencio reverencial que predomina en el ambiente provoca en mi que no pueda alzar la voz y empezar a insultar a diestro y siniestro a los responsables por tan poca fluidez en el servicio de quita y pon.

La patética excusa de que no tienen infraestructura para atender en condiciones cuando el local se llena ya no le sirve a nadie pues es tan fácil como reducir el aforo máximo permitido, además tal excusa es una mierda ya que directamente te hacen participe de su propia ineptitud al decirte por las claras que no saben sumar, que son inutiles y que definitivamente lo de la O con un canuto es ciencia ficcion para ellos. En ocasiones me veo tentado a irme sin pagar después de haber reclamado la cuenta dos o tres veces, pero me falta valor, frustración que antiguamente podía compensar en los locales que no tenían cenicero en la mesa ( otra falta de respeto en la civilizada época en la que se permitía fumar) ya que arrojaba y aplastaba las colillas en el suelo, independientemente del estatus de los mismos. Pero claro, pensad, que haria? levantarme indignado y largarme? seguramente el mismo camarero que ha estado escarbando en su nariz detras de la puerta y aderezando con el mismo dedo el pedazo de helado que se ha derramado (porque se ha fundido de tanto esperar a que lo sirvan), se levantaria de su reclinatorio para pillarme por la colleja e hincharme la cara a ostias.

Recuerdo muy bien que en mis años de juventud solía acudir a un restaurante de menús situado en el Passeig de Sant Joan llamado El Mayordomo cuyo servicio era, probablemente, el más rápido del mundo y los camareros retiraban los platos en menos de dos o tres segundos desde que los habías terminado! Qué placer, Dios Santo. La comida era una porquería, y no estaba a prueba de estomagos sencillos y sensibles como el mio. (de hecho creo que todos mis problemas posteriores con las viandas de restaurantes provienen de esa epoca) pero el servicio era veloz como el rayo y se comportaba con la automática inmediatez que la que muestran los mecánicos encargados de los cambios de neumáticos en la Fórmula uno. Hasta tuve la oportunidad alguna vez de ver como en un cambio de neumaticos, perdon, platos alguno salia disparado atropellado por el impacto de un salero.

Es una verdadera lástima que haya desaparecido la profesión de camarero- ya no quedan profesionales si exceptuamos los que subsisten en el Sandor, el José Luís, el Vaso de Oro y otros pocos más lugares en BCN- pero lo que más lastimoso resulta es que la pandilla de aficionados que nos queda ahora tenga la desfachatez (sobretodo en los períodos vacacionales) de afrentar al cliente quejumbroso con un irritante ” Tranquilo, estamos de vacaciones!!!!”. Eso sí que debería ser motivo de despido. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s