El Minipimer, o el final de un puente imperfecto.

Este puente hubiera sido perfecto, si, de verdad.

 

Hubiera….pero han pasado demasiadas cosas extrañas, cosas que tú, querido lector no puedes ni imaginar. Podemos decir que todo entraba dentro de la normalidad absoluta:

  • Apilar leña
  • Hacer deberes de los niños
  • Torticolis
  • Etc…

IMG_1759

Pero claro nadie contaba con una noticia que me ha dejado helado, tan helado que se me ha cortado la mayonesa.

 

Siento comunicaros que hoy, cuando leia ávidamente la “Vanguardia”, si ese periódico de derechas, que ahora hasta parece nacionalista, que fundaron los hermanos Godó (Cagate Lorito) allá por el año 1881, como el turrón…se me ha caído el mundo al suelo.

 

He sufrido alguna que otra perdida este año, pero esta, es quizás la segunda en importancia y de largo.

 

Grabiel Lluelles  Rabadán (1923-2012) el insigne inventor de muchas cosas ha muerto. Ahora alguno de vosotros pensareis que me he vuelto loco. (no os preocupéis, mi hermanito el cantante piensa lo mismo, así que no estáis solos).

 

Pero El Sr.Lluelles era el inventor, de entre mil inventos, del MINIPIMER.

IMG_1769

El minipimer pasará a la historia por muchas cosas, algunas las enumero:

 

  • Ser la mejor maquina para hacer mayonesas
  • Estar en todas las cocinas
  • Darle nombre a un pote (el pote del minipimer)
  • Hacer picadillo a varios maridos (la autopsia aceptada era un secuestro alienígena)
  • Algún que otro desastre vaginal al ser confundido por un vibrador.
  • Lo mismo a nivel anal.

 

Pero sobretodo, el minipimer pasará a la historia, como el regalo de los pobres en las bodas, y sobretodo el regalo emancipatorio de toda madre a su hijo o hija. (en estos momentos como nos emancipamos cuando tenemos parkinson y nuestros padres Alzheimer, el minipimer, ya no tiene sentido). Pero en mi época, en esa época de los 90, el minipimer era algo así como un pasaporte hacia lo desconocido. Con esta frase:

“mira nen, aqui tens el minipimer, i fes-te tu la mayonesa, o busca’t una tonta que n’aprengui” era como las madres despedían a sus hijos antes del “ ets com ton pare!” una frase esta muy socarrimada, pero bastante recurrente.

Como podéis observar, cada vez que cojo el minipimer y hago con él una mayonesa, reivindico de largo mi gran camino hacia la independencia materna. En definitiva, bien usado, el minipimer es un paso de 20 euros para una madre y una arma mortífera para el hijo.

Siempre me ha fascinado con que libertad esas mujeres maduras despiden a sus hijos con una caja Braun esperando que en lugar de utilizarla para cocinar, la usen para despedazar a sus nuevas nueras en una salsa, y luego vuelvan al redil. De todas maneras también he tenido la mala fortuna de conocer hombres hechos y derechos que han sido despedidos por sus mujeres con una frase tipo: “mira chato, que et moqui la iaia” y “metete el minipimer donde te quepa”. Siendo (que et moqui la iaia = que te suene la iaia los mocos)

 

Yo desde aquí solo puedo decir un par de cosas, y un deseo para reyes:

 

  • la mayonesa me queda de puta madre
  • he perdido el “pot del minipimer”
  • mi mujer y yo, en lugar de la terapia, nos iria mejor un “pot” (eso va para los del correo y los que iban en copia…) (us sortira baratet nois).

y para acabar, y en honor a Vanessa R.A. con quien discutiamos hoy sobre la idoneidad de volver a empadronarse en el guinardo para entrar gratis en el Parc Güell o dejo un video sobre lo que podria haber tenido Loquillo en la mano cuando escribia esta canción.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s