Facebook Post-Mortem

De manera inesperada y como un susto, mi facebook, al que tengo en gran aprecio y poco respeto me ha recomendado ser amigo de una persona que podría conocer, pero que desafortunadamente y aunque no estuviera demostrado, Sr.Punset, murió el pasado mes de octubre.

No pensaba que volvería a sucumbir a su página de facebook, esa página donde muchos comentamos hasta los avatares más estúpidos de nuestra vida y donde aquellos que queremos pueden seguir nuestro dia a dia.

La muerte en Facebook es algo que deberían de regular, o aquellos que no mueren de golpe deberían de dejar en poder a sus herederos para que cancelasen sus cuentas o las mantuvieran vivas a costa de su último suspiro, informando de sus últimas novedades desde el más allá. Creo que esto seria lo mejor, así podríamos estar hablando de una triple vida en lugar de una doble y hasta muertos los imbéciles que usan o usamos las redes sociales podríamos seguir opinando siempre siguiendo un ideario o un guión, pre-establecido en vida, y que nuestros webmasters deberían de seguir a raja tabla, bajo castigo divino y por toda la eternidad.

Me he dado cuenta, regresando a la pagina de mi “amigo” defenecido, y en su voluntad, defenestrado en muerte por la explosión de verdades infumables, que le han gustado cosas después de ser tapiado en su nicho. Me pregunto como es posible y por un momento un resquicio de miedo y confusión han alterado mi dolce far niente de esta tarde pre dia del trabajador. Me supongo que a lo mejor contrató los servicios aunque…igual la empresa ha faltado a su compromiso y ahora se arriesgan a quien sabe que viniendo del más allá.

En fin, he vuelto a visitar su perfil de facebook, del que me desconecté, hace tiempo, y he vuelto a leer todo lo que mucha gente escribió cuando despareció del mapa. Es complicado absorber tiempo después cada una de las palabras y recordar a quien al fin y al cabo consideré un buen amigo.

La muerte, siendo como es algo complicado de subvertir, deja rastros aquí y allí de aquellos que se fueron un poco antes de lo que tocaba, o simplemente, cuando era el momento y los demás no estábamos preparados; pero…reivindico mi derecho a que la gente, los herederos, los que tuvieran la buena o la mala suerte de compartir vivencias con aquellos que se han ido,  puedan eliminar perfiles, cancelarlos o directamente pararlos y dejarlos en un cierto coma informático, para que el resto no recibamos, si no queremos, invitaciones de gente que ya no está para que seamos sus amigos post-mortem, como si ello fuera la cosa más natural del mundo.

De todas maneras y en relación a los avisos desde el más allá, en algunos casos es gratificante, el que te recomienden amigos muertos o ex-novias con las cuales en caso de haber habido disponibilidad de objetos punzantes por medio, hubieran convertido nuestra realidad en algo muy distinto de lo que es, porque al fin y al cabo, todos merecen una segunda oportunidad, tanto las ex-conyugues como los muertos que en vida no tuvieron la suerte o la delicadeza de ser gente respetable y de bien.

Podríamos inventar un Facebook Post-Mortem o una comunidad de despechados de la cual yo seria uno de los primeros inscritos y seguramente Marc el segundo y donde con o sin ganas nos reuniríamos todos como en una Agora tecno-funk y post real para dirimir todas aquellas diferencias que quedaron colgadas con el tiempo, y que a veces no nos dejan dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s