El camel Toe de Russian Red, No puedorrrrr!

De good2b Lyfestyle…..

Timisoara, año 1987. Las 10 de la mañana de un domingo cualquiera. Se llama Bogdana. ¡NO! Un fotograma de la nueva película de Alfonso Albacete y David Menkes. ¡NO! Podríamos estar así hasta que el Pequeño Nicolás deje de mear sentado, y la respuesta correcta nos golpearía con la misma violencia. Seríamos víctimas del mismo anonadamiento profundo. Como ver a la Sirenita en pleno prolapso anal o al pitufo presumido pasando keta a la puerta de un colegio.
russianred1
La semana pasada, Russian Red dio por terminada la preservación del virgo del indie patrio y lo rasgó a lo bruto, colgando en su Instagram una instantánea que difícilmente podremos olvidar. ¿Inocencia y ñoñería pop? Al sumidero cual escupitajo con moco. La imagen muestra a la cantante apoyada en el maletero abierto de un Prius, con unas Ray-Ban Wayfarer, cazadora tejana con forro borreguil de esquinete maquinero, bañador Xanadú con escote en V hasta Australia y un apretón labial en su bajo vientre que se ha convertido en la comidilla, perdón por la expresión, de los principales foros indies, hipsters y gafapastas.

RussianRed2

Esta pava es chunga y quiere salir en Gandía Shore. Esta pava tiene carraco que huele a canuto de apaleao. Esta pava acaba de crear el camel toe ESPAÑOL
No es una foto cualquiera. Es una reivindicación del botellón de cuneta de toda la vida, una teletransportación estrepitosa al otro lado, Hermano Mayor a cascoporro: de la monería indie malasañera al chonismo poligonero de Rostov. La pinta no es buena. No hay un solo indicio en esta foto que nos hable de salud y equilibrio. Atrás queda esa niña de ojos suplicantes, filias conservadoras y vestiditos planchados. Esta pava es chunga y quiere salir en Gandía Shore. Esta pava tiene carraco que huele a canuto de apaleao. Esta pava acaba de crear el camel toe ESPAÑOL y tú, joven nacional, todavía no lo pillas.

En estos días de dictadura cular y nalgas aberrantes, apostar por el chochito y hacerlo con esta alegría cristiana es muy Dios. Celebremos que Lourdes haya optado por reivindicar otro tipo de curva. Una curva labial entre cacha y cacha, doblegada por la gravedad, alejada de la hipertrofia: un toto con morritos de lo más cuqui. Nos enfrentamos a un cameltoecito que elude las estrecheces chabacanas (#lodejincarseloslegginshastaelfondodelhigo) y se muestra juguetón, colgante como un jardín de Babilonia, presto y dispuesto a ser admirado por legiones de depravados que se han encargado de plasmar su fervor pajillero en los comments de la foto. Modernas, ya tardáis en apretaros la hamburguesita, Lourdes se os ha adelantado. Beef curtains? Insisto, esto se llama camel toe ESPAÑOL, y es una pezuña de camelus bactrianus hispanicus distinta, sin una sola modificación en quirófano, rebosante de cachondeo cañí. Sí, cachondeo cañí, pues hay que rendirse a la grandeza del chiste. Y es que no deja de tener trazas de choteo muy jarto que el nombre de Russian Red se refiera a un color de lápiz… de labios.

russianred3

Sí, cachondeo cañí, pues hay que rendirse a la grandeza del chiste. Y es que no deja de tener trazas de choteo muy jarto que el nombre de Russian Red se refiera a un color de lápiz… de labios
También podría ser en esta foto haya un statement de cojones. Ahora que el indie está en telele de juicio por su elitismo y dominación cultural, su máxima representante femenina en España se rebela y, lanzándole un órdago a Víctor Lenore, se acerca como nunca se ha acercado el indie al pueblo llano: con el chichi envasado al vacío, patiabierta en un coche de rutera valenciana, con una garrafa de agua de Alcampo como decorado. En serio, es uno de los actos más valientes que recuerdo para aproximar el selecto caldo modernillo al paladar de la clase obrera. ¿Duele, Víctor? Vaya si duele.

O quién sabe, a lo mejor detrás de esta performance killácea palpita una simple estrategia de publicidad encubierta. No descarto que el Prius que aparece gratuitamente detrás del pepito de Lourdes sea un regalo a promocionar. Todos sabemos que Instagram es Sodoma, Gomorra y Magaluf en lo que a product placement patillero se refiere. Y la buena de Lourdes le ha dado un giro radical al asunto. En lugar de fotografiarse feliz de la vida en su nuevo coche, con un comentario estilo “camino del brunch con mis amigos poetas en mi nuevo Prius”, Pussyan Red ha decidido que, para admirar su nuevo automóvil, primero hay que pasar por la aduana de sus carnosas partes. Y ¡boom!, con el camellazo Prius empieza una nueva era para el marketing en redes sociales. ¿Acaso hay mejor anzuelo para promocionar algo que poner el objeto en cuestión detrás del aparato reproductor de un famoso?
russianred4
Sea cual sea la insondable razón que ha llevado a Russian Red a hacer añicos la inocencia del indie patrio al grito de “¡ole tu coño!”, lo cierto es que el camel toe ESPAÑOL ya forma parte de la Pretty Woman que viene. Una choni encubierta que marca potorro a conciencia con una naturalidad pasmosa y, ay Dios mío, corre el riesgo de apuntarse también a la modita del teñido axilar (#dyedpit), la última broma de mal gusto que ha parido Hipsterlandia. Hablamos de felpudos psicodélicos en la sobaquera que refulgen en la oscuridad como el perro de los Baskerville. ¡Matojos azul eléctrico, verde fosforito, naranja galáctico! La clásica parida que volvería loca a Lena Dunham. No es recomendable tomarse a broma esta ola de psicodelia axilar. Si fuera un invento de las páginas de tendencias nacionales, evidentemente no habríamos partido la caja, pero el sobaco fluorescente viene de Seattle, cuna del neohippismo hipster y las tartas de zanahoria cruda. Y todo lo que viene de la cuna las tartas de zanahoria cruda debe ser tomado muy en serio.

Hete aquí el modelo de moderna que nos espera para el nuevo año. Una indie tuneada y triplemente chonizada, con los sobacos como Furbies tripados y un camel toe entre las piernas que parece una pista de skate para gnomos. Para los hombres será complicado ponerse a la altura de semejante órdago, pero el modernillo macho es una alimaña capaz de llevar a cabo las peores fechorías estéticas para mantener igualada la competición de cretinismo en la guerra de sexos hipster. El Lumbersexual -ese varón peludo, masculino y con pinta de rudo leñador que folla cual grácil trapecista- también apostará por teñirse sus áreas velludas. Tiparracos hechos y derechos con los pelos del pecho color magenta. Hipsters en la pista de aterrizaje del aeropuerto haciendo indicaciones a los aviones con sus axilas fluorescentes. Barbas amarillas. La tira de pelusa que va del ombligo al arbusto, plateada. Los pelos de la orejas en tonalidades salmón. ¿Qué le sale de la nariz a ese moderno? ¿Rayos láser? No, ¡es su vello nasal teñido de dorado!

Además, si ahora resulta que en las calles vamos a ver más pezuñas de camello que en el Salón del Tuareg, el moderno también querrá marcar huevera. El tema será calzarse pantalones afeminados de torero y subirlos, subirlos y subirlos hasta que el perineo diga basta. Y entonces, con la escudella grabada en tres dimensiones en el paquetamen y la barba, axila o pelos del culo coloreados de azul como Hank McCoy, solo entonces se equilibrará la balanza del gilipollismo moderno entre hombres y mujeres y habrá que buscar a otra Russian Red que abra otro maletero y mantenga entretenido al público de este circo romano un durante par de meses más.

¡Ah! Se me olvidaba. Amigos de Toyota, si todavía no habéis encontrado al influencer masculino adecuado para promocionar encubierta y genitalmente vuestro nuevo Prius en Instagram… mi escroto es todo vuestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s