La nueva moda de los tatuajes de frases…

He de reconocer que mis tatuajes son pequeños, anodinos, y sin muchas pretensiones, algo así como apocados y ligeramente cutres. La primera vez que me hice uno tenia unos 17 años, y en esa época los únicos que llevaban tatuajes eran los hippies de alta alcurnia, los punks de baja estofa, drogadictos y expresidiarios, y claro, el pijillo de turno que como de costumbre se le había ido la flapa. Fue todo como de golpe: perder la virginidad a manos de una ninfómana cerca de la esquina de Caspe con Paseo de Gracia, hacerme un agujero en la oreja y ponerme un brillante, y tatuarme la piel. No exageraré si creo que todo pasó entre un viernes por la tarde y un lunes por la mañana de finales de agosto, cuando aún retumbaban en mis oídos los últimos acordes de alguna canción salsichera de las fiestas de Sants, y alguna desconocida me echaba de su cama con la famosa frase “ pero tu que edad tienes niñato…”. Debía de tener a esas alturas el hígado suficientemente maltratado como para empezar un recorrido en mi Derbi Variant por la Barcelona de finales de los 80, y aguantar hasta el lunes por la mañana, con los restos que quedaron de la precipitada venta de la moto de mi padre: un casco Ceebe y un pañuelo rojo que aun conservo, pese a los agujeros.

Volviendo a los tatuajes, la verdad es que hemos pasado del “te quiero Maria” a los ideogramas Japoneses con una facilidad tremenda. Tribales de mierda de codo a espalda, delfines y pisadas de perro dirección pubis con todo lo que puede suponer de extraño pensar que alguien tiene un delfín o un perro allí abajo, algún que otro freak que se tatúa el código de barras de una lata de atun en la nuca, o algún gótico con gárgolas en el hombro o la punta e la polla indistintamente, o, comunicadamente (que también lo conozco). Al fin y al cabo lo de los tatuajes es libre, pero….siempre hay que respetar varias reglas para que funcione: la primera es tatuarse a ser posible en algún sitio donde no lo tengas que ver muy a menudo, la segunda es tatuarse donde te sea difícil de ver que alguien lo esta mirando, la tercera es que tenga solución y en caso de no, de que no sea muy horrible. (rollo: “te quiero Maria” a los dieciséis cuando aún no puedes estar seguro o segura que Maria no es el fin de tus poluciones nocturnas).

per-christian-brathenEl problema de hoy en día es la nueva moda de los tatuajes frase. Es una moda altamente peligrosa, tanto para quien la lleva a cabo como para quien tiene que soportarla. Además y sin que sea un axioma, el problema se agrava con la edad y en el lado masculino como víctima. Con mis 40 cumplidos y mis vacaciones en Mallorca o mi afición a la natación en el Poliesportiu de Alella al que reivindico como nombre Poli Esportiu Andreu Francisco, las frases que se tatúan las mujeres (pongo mujeres porque tengo una tendencia natural a ellas) son difíciles de leer. Me he visto sorprendido más de una vez a menos de un palmo del pecho, nuca, nalga o pubis de alguien, intentando de entreleer lo que se había escrito en la piel, por y para siempre. Hay chicas que lo entienden, es verdad, y que sin problemas dejan que me acerque para leer sus escritos postereos y pueda comprobar que no haya ninguna falta de ortografía, pero a veces y de una manera incomprensible, sus novios, maromos, macarras o maridos, me echan a patadas y a empujones, hasta cuando pido a sus mujeres que se levanten la nalga o el pecho puesto que la irremediable gravedad ya ha tapado la frase que tuvieron a bien de tatuarse, porque ya lo decía Serrat y yo lo completo, a parte de la verdad (y la gravedad), el resto tiene solución. Entiendo , claro que si alguien se tatúa una frase en la piel, es para que alguien otro, cualquiera la lea, y me pregunto pues porque alguien se ofende si me acerco para hacerlo más detenidamente.

He detectado frases preciosas como “you are my Little Sparrow” que pueden servir para varios, o “sempre fidelis” leïda esta en el torso de uno de los puteros más grandes que he conocido. En Naha, al sur de Japón, los tatuadores tatúan con ideogramas a pobres marines americanos, frases como “tengo los huevos en la nevera” o “ la tengo tan pequeña que tuve que tatuarme aquí”.

Yo sinceramente no he pasado de Cala Agulla en Mallorca justo antes de recibir algún calvot, o del Poliesportiu Andreu Francisco, probando de leer alguna de estas frases tan frescas o ingeniosas, como: “me gusta la primavera”, “no leas, tócame”, o alguna que otra absurdidad de este tipo.

Desde mi blog os pregunto: que os gustaría tatuaros, y cual es el tatuaje más absurdo que habéis visto?

Os dejo de todas maneras un link a una página de tatuajes para pasar el rato de este domingo.

http://www.skitcafe.com/tatuajes-para-mujeres-tatuaje-pistolas-cerca-vagina/

Me he quedado basicamente asqueado con el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s