Mañana cumplo 42.

Si miro atrás, solo un poco y sin que se note, recuerdo tiempos mejores. Es verdad. No todo tiene que ser siempre fantástico y por supuesto no todo siempre tiene que crecer. Hay años en que los tallos son más fuertes, otros más débiles y algunos torcidos. Supongo que cumplir lustros es lo que tiene, el girar la vista atrás sin resentimiento, ni nostalgia, y pensar, en silencio siempre, que aunque no en todas las ocasiones uno haya estado acertado en sus decisiones, puede continuar jugando con las cartas sin marcar y sobretodo con alguna ambición positiva. No es cuestión de optimismo, sino más bien de actitud.

La actitud frente a las cosas, frente a los designios de un destino escrito o por escribir, y la actitud ante la vida. Vivir es un reto, y algunos están hechos para ellos y otros pasan por esta vida sin saber que existan siquiera.

Me gustan los retos.

Aún creo que algún día me iré a vivir a la montaña, ese pensamiento tan simple y abstracto a la vez es una constante, irme, con mi perro, un año a la montaña. Ver como pasan los días y las estaciones y vivir al ritmo que me marquen. Escribir, tener tiempo para hacerlo; no este simple blog que me afano en redactar a menudo y que me salva de demasiadas cosas, sino escribir de verdad, poder hacerlo sin pensar que mi jaula dorada necesita de mi trabajo para mantenerse en pie. Levantarme de noche, muy tarde o muy temprano, sin que me importe demasiado la hora y escuchar a mi amigo Franky a todo trapo sin pensar en el ruido, mientras cocino ñoquis con las manos, ñoquis de patata, con mi mujer.

Aprender a cocinarlos con un maestro Chef de la toscana sin preocuparme mucho de nada más, solo de aprender a hacerlo bien. Hacerme un tatuaje con los nombres de mis hijos en los brazos, y afeitarme la cabeza, sin tener que sufrir con la idea que en la próxima reunión de trabajo alguien me diga algo cómico, o trágico. Hacer el Camino de Santiago, un mes entero, solo, y con todos aquellos que me encuentre, con aquellos que me acompañen, sin una fecha fija de vuelta; conocer Ulan Bator, y visitar la Siberia profunda. Conocer a mis nietos, y a sus amigos. Poder pasarme unas cuantas tardes viendo las golondrinas llevar a cabo vuelos rasantes sobre mi piscina intentando beber agua de ella. Volver a ver a todos mis animales muertos: Gos, Hey, Bru, Bicho, Mona, Machin…Ona? Mi gran retahíla de cadáveres. Volver a ver la trilogía de el padrino y no tener la sensación de haberla visto, volver a escuchar el Cant dels Ocells y emocionarme de nuevo, volver a aprender a ir en bicicleta con el Sr.Gonzalez, recuerdo tanto esa increíble sensación de velocidad por primera vez! Volver a besar, volver a no besar, volver a tener miedo de hacerlo o no. Me gustaría comer los macarrones de mi madre, o sus croquetas, y también ver a mi padre, fuerte, musculoso, como al mejor nadador del mundo y el hombre mas fuerte que haya visto nunca. Me gustaría tener tiempo para mi, para perderlo, para no hacer nada con él, ni de él, solo tener un montón de tiempo, no es cuestión de días, o de años, o de horas, es aquella sensación eterna de una tarde de agosto de mi infancia, con crostas de tierra seca entre los dedos de los pies, y una bici tirada en el suelo, sentado en cualquier acera del mismo barrio donde vivo hoy. Esa sensación de tiempo parado, de no urgencia, de eternidad. Tengo ganas de leer, y de volver a leer, de pasearme un día de cada día por mi Barcelona secreta, de ver a Stephan, a David y a Sixto, tengo ganas de volver a verme, y miedo de no reconocerme. Paso a hurtadillas por los espejos que reflejan ese ser maravilloso que soy, pero también ese monstruo en que parece que me he convertido, no me he dado cuenta, pero parece que soy un ser execrable y miserable. Es estar loco no darse de cuenta de ello, y vivir como si no fuera así?

42 años son muchos, casi son un montón de años, y entre ellos escondo mucha miseria, pero también cosas que me hacen sentir bien: mis hijos, un perro que obedece, unas orquídeas que se empeñan en florecer en la mesa de mi despacho, una capacidad enorme para abstraerme del mundo, una facilidad extrema para empatizar con él. A mis 42 que aún no tengo pero que cumpliré mañana, les deseo un poco más de ganas, menos dudas, o quizás más pero más coherentes, menos miedos, o tal vez más pasión. Es verdad, he perdido pasión por las cosas, o por casi todas las cosas, excepto algunas que aún hoy, me harían mover Roma con Santiago.

Cuando era joven, tan joven que quizás aún era un niño, quería ser un híbrido entre Jacques Cousteau, Robinson Crusoe y Hans Solo. El primero porque descubría cosas, el segundo porque era aventura en estado puro y el último porque todos quisimos ser como él. Visto con perspectiva, mi hibrido es una mezcla de Maki Navaja, Orellana y Juan Palomo. Heterodoxo, pero eficaz y útil.

Uno se siente orgulloso de sus hijos cuando se convierten en hombres o mujeres de bien, y en mi caso, poco a poco, encuentro mi sitio en este mundo.

Tengo tantas cosas por hacer! Cosas que me incumben y otras que incumben a más gente, algunos que aun no conozco, otros que si, y que me importan. No tengo tiempo que perder, tampoco conmigo mismo.

Mientras redacto estas líneas uno de mis canes intenta por enésima vez cazar una lagartija, escucho grillos, los últimos pajaritos del día y poca cosa más. Silencio, un silencio casi atronador y sordo.

Mañana cumpliré 42 años y me quedan un montón de cosas pendientes, quizás las mismas que quedarán dentro de 20 años, cuando cumpla 62. Y quizás ese será el punto maravilloso de todo esto, que todas estas cosas, estos sueños que almacenamos, o guardamos dentro de nosotros mismos son los que nos empujan cada mañana a levantarnos de la cama y decirnos “Qué cojones!, hoy puede ser ese gran día!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s