Participar o Ganar? Ganar!

el

Podio

Participar o ganar, qué es lo más importante? Participar para ganar, o participar simplemente, y si se gana bien, y si no, también…

No hablo del final de la historia, sino del espíritu con el que se emprenden las cosas, la vida, el deporte o una simple partida de parchís.

Estoy cansado de escuchar a los padres decir a sus hijos que lo importante es participar. Estoy aburrido de escuchar a entrenadores decirlo, y asqueado por el hecho de que esta es la idea que se promueve en lugar de la de ganar.

Me gusta ganar. Yo personalmente le encuentro un placer enorme al hecho de ganar: ganar en una carrera, ganar en la vida, una negociación o ganar al trivial. Adoro competir, y si gano, el placer me parece enorme. La vida esta hecha de victorias y de derrotas, de una gran victoria que es vencerse a uno mismo, y dos grandes derrotas, el no saber perder, y la muerte.

Educamos coherentemente a nuestros hijos cuando se les transmite el mero hecho participativo de las competiciones, de los retos, y luego se les mata a extraescolares para ser los mejores en eso y en lo otro, mejores que los que tienen al lado, cuando no somos capaces de crear y promover en ellos un espíritu competitivo más básico, más animal ? Serán luego capaces de enfrentarse a los retos de esta vida donde ya lo decía Hobbes: el hombre es un lobo para el hombre?

Cuando un león ve una manada de gacelas, no detecta la más rápida, sino que ve la más débil, ellos no participan, sino que compiten cada día, por su supervivencia. Nosotros, apoyándonos en no sé exactamente que razón, creamos seres uniformes y débiles sin espíritu para competir en sus juegos, o simplemente en la vida.

“Ya ganarás otro día” escucho…”no te preocupes, lo importante es participar”. La vida a duras penas da primeras oportunidades y segundas apenas existen. Educar a nuestros hijos en la no competitividad es enfrentarlos a una derrota segura en ese preciso momento en que la vida los pondrá entre un pelotón de fusilamiento y un precipicio. No sabrán qué hacer, y fracasarán sin haber tenido ni la posibilidad, por nuestra educación, liviana buenista y estúpida, de reaccionar. Lo importante es ganar, y para ganar hay que luchar, prepararse, competir, esforzarse y apretar los dientes hasta que te rechinen las orejas como decía mi entrenador José Carreño. Él nos lo repetía siempre justo antes de salir a pista: sal a pelear, y a ganar. Nunca escuché en su voz la mariconada inmensa de “lo importante es participar”.

En esta vida, donde las leyes de supervivencia no han cambiado mucho, y continúan siendo selváticas, lo más importante es salir a ganar, trabajar para ganar, prepararse para ganar, educarse para perder y para ganar, no solo para participar.

Que ganas? Perfecto. Que no? pregúntate porqué. Perder no es el problema, lo es no luchar, no sentir la adrenalina ni pensar que la puedas sentir, lo es no salir a la palestra con la intención infinita corriendo por tus venas que existe una mera posibilidad de significarte como individuo.

Ya sé que os sonará brutal, pero el salir a “participar” y promover esta idea entre nuestros hijos es de mediocres, y es prolongar nuestra mediocridad en nuestros hijos, y en sus hijos. En esta vida hay que intentar ser el mejor, en todo, y en muchos casos hay que competir por ello, con uñas, dientes, y dolor, porque sino, aunque te digan lo contrario alguien se comerá tu trozo de pastel sin que tu tengas la mera oportunidad de decidir qué hacer con él, comértelo o dárselo a alguien.

perdedor_1Empezamos a ver ya en nuestro día a día los resultados de este uniformismo y este participar de las cosas. Vivimos en un mundo donde a los que les va bien, a los que ganan, ya sea dinero o laureles, o lo que sea, se les denosta, se les critica, o se les defenestra directamente. No esta bien visto que a uno le vaya bien, que auno le guste competir o al que gana. Si en la lejanía de algo que nos parezca inalcanzable (como una estrella del futbol por ejemplo) pero no con aquellos que se toman un café cada mañana con nosotros. Los apartamos y como corderos blancos los estigmatizamos como al negro del rebaño. Porqué?

Porque lo importante es participar y perdedores sin espíritu de lucha cada día hay más en este mundo. Por cierto, una personalidad fácilmente manipulable y definitivamente permeable a todo.

zzz_11

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Al Fenici dice:

    Reblogueó esto en Al Feniciy comentado:

    Tan actual!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s