Yo mataría. O mataré…

(La mayoría son imágenes del muro de Berlin. No difieren mucho de lo que pasa, salvo el color y nuestras barrigas)

Me preocupa el umbral de violencia. Mi umbral de violencia. ¿Como reaccionaria si fuera sirio; como lo haría si Europa me cerrara las puertas de una manera tan salvaje levantando un segundo telón de acero?

Primero fue el de los sistemas y las ideas y ahora el del hambre.

5

¿Como reaccionaria si fuera un negro, violado y apaleado como un perro por la vida y por las mafias marroquíes y agentes de la guardia civil amparados en la defensa de una Europa lejana y conceptual.

¿Mataría a un policía Húngaro, si se atreviera a rociar a mis hijos con gas mostaza, le desollaría, le arrancaría el corazón con las manos si se atreviera a interponerse, entre el hambre de los míos y sus ordenes?BPKIzdVCQAIGJGb

Tengo en mi mesa demasiadas cosas importantes, números de una Europa rica y ridícula, que bebe vino. No puedo evitar pensar que es estúpido. Pero no podemos parar: cuentas y más cuentas para preservar a una Europa rica gorda y ciega. Mientras, un poco más al este de esta ventana con buda, familias enteras varadas en un mar de alambradas piden a esta Europa que subvenciona pistolas, bombas lapa y subvenciones, un pasillo hacia todo aquello que nosotros, seamos sinceros, no queremos compartir.

Cuando somos incapaces de reaccionar delante de lo que esta pasando, es que estamos tocados de muerte, y como institución, como idea, esta Europa, hace tiempo que dejó de excitarnos para darnos en lo más profundo de nuestro ser más asco que ganas de follar.

images-2

Mientras hay niños que lloran… y finalmente damos la razón a todos aquellos terroristas, asesinos a sueldo de una religión o de una idea, o simplemente a cualquiera que amparándose en ves a saber que idea estúpida se colocó un día un cinturón de explosivos adherido al cuerpo y salió a pedir explicaciones. Al final somos nosotros los traidores que hemos sembrado la muerte en sus países y los médicos chapuceros que hemos amputado su futuro por miedo a una gangrena.

Clausewitz en su “Art de la Guerre” hablaba del peso demográfico, y son más, muchísimos más, y sobretodo mucho más motivados que cualquiera de nosotros. Si fuera Sirio y llevara mi niño a cuestas, si fuera un afgano o un negro, pediría que me dejaran entrar, luego lo exigiría: me pegarían, seguramente me dispersarían con mi mujer de la mano o mis niños en brazos, con mi mayor de la mano, con mi rubia peligrosa a la que cubriría con mi cuerpo de palos, ostias, y gases… Pero luego, luego seria un ser cambiado.

muro-berlín

Mataría.

Estamos cultivando en nuestras fronteras el odio. Y el que planta vientos, recoge tempestades, estamos traicionando todo aquello por lo que luchamos un día. Todos y cada uno de los valores que como europeos, que como judeo-cristianos nos han inculcado desde hace 2000 años. Lo estamos traicionando todo por un euro, por el simple Euro que debemos.

Esos niños que sueñan con delfines, como los nuestros, que cumplen años, que se hacen mayores. Esos niños como los míos o los tuyos, están recibiendo de nosotros, palos, violencia, desdén…0009857646

Con el tiempo se convertirán en lo que nosotros llamamos terroristas, pero que en verdad no son más que el fruto de todas nuestras acciones, pasadas, presentes y futuras. Si, futuras, porque esta vieja Europa, con gota, podrida y de movilidad reducida, no cambiará. Nunca entendió que ante la abundancia hay que construir mesas más largas en lugar de muros más altos.

Mi umbral de violencia esta bajando.

niño-sirio1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s