Somos libres!

el

Ya sé que no tiene mucho interés, pero pasar el 12 de octubre de 2015 mirando tablas de flujo, cuentas de explotación ficticias o simplemente mirar a un futuro en el que solo puedo ver una playa de arenas finas y blancas, y aguas turquesas y cristalinas, es, simplemente, un agobio.

12086965_10207976590076684_1326550942_n

Hace tres años por estas fechas mi primer socio agonizaba en el Clínico, resultó ser muy mala gente, y aparte de mucha mierda ventilada, su muerte, no me afectó económicamente. Se dedicó a traicionar a diestro y siniestro, ha hablar mal, de todos, y sobretodo a finiquitar su vida anclado en lo que fue su gran mentira, que para él debió ser la única verdad. A veces me pregunto si en un momento de lucidez, un solo instante, se reconoció a si mismo como una mala persona, si hubo en su interior un acto de constricción, algún arrepentimiento, o lentamente se soltó sin arrepentirse

Pero aprendí muchas cosas de él, casi todas malas si las vivo, o las siento a posteriori. Tres años más tarde, mientras él ya es afortunadamente puro polvo, paso el día antes del aniversario de su muerte, “Van tres Company! “ Buscando el sacar aún más brillo a la empresa que tiene que jubilarnos a todos.

A su muerte, descubrimos todos que su vida había sido una gran mentira: infiel a todo y a todos, un poco chorizo, (que no ladrón), y sobretodo que todo aquello que el buscó adornar, era pura mojigatería, basura y quincalla. Cutre, o barato; cutre es la palabra que me queda de él.

Sentado ahora ante otro proyecto, intento hilarlo muy fino con Boccherini de fondo. De hecho es Paco de Lucia tocando al Gran Boccherini, que siempre me inspiró. Un italiano muerto en España….

Me vienen a la cabeza una cantidad ingente de imbéciles con los que me he cruzado en esta vida. Algunos como mi difunto socio fueron capaces de engañarme hasta el final, otros como algún inglés con nombre de critico de cine, me parecen simples sanguijuelas, los que más simples simplones con mucha apariencia y poco fondo han conseguido arruinar en algunos tiempos instantes preciosos de mi vida.

Hilar el proyecto es un poco como poner en papel las pocas ganas que tengo de depender de alguien, de ser un peón más en la lista de imbecilidades germinadas en un cerebro extraño, o simplemente pensar en mi amiga Jade que renace poco a poco lejos, y que sin lugar a dudas es de los tesoros preciosos que uno siempre puede encontrar ante debacles fenomenalmente vitales.

Es el proyecto que ha de jubilarnos me digo, o mejor, le digo a mi amigo Ricardo. Y realmente creo que cualquiera que no sea el proyecto de otro será nuestro gran proyecto.

Nos dará tiempo para crecer, ensamblarnos con el mundo, sincronizarnos con el tiempo, morir con dignidad, o simplemente con la tremenda certeza, tranquila perenne y fluida certeza, de que si que es posible crear de cero, crecer de cero y partir de cero hacia un futuro mejor.

Los proyectos, hilados a ritmo de Boccherini son y siempre serán caminos vitales hacia mejores futuros, y en días como hoy, donde se cumplen casi aniversarios, afortunadamente para todos, cuando uno puede hablar con amigas, supervivientes que quedan lejos y muy cerca, y también, cuando te puedes mirar la punta de los dedos de los pies desde el sofá, y creer que todo es posible…son días de cojones.

No odio decir que mañana puede ser un gran día y que por mucho que duela, todos somos más libres cuando somos capaces de volar, de querer volar, y de creer que somos capaces de volar, solos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s