París y el Mundo del Mañana…

Siamo alla guerra diffusa. Quindi non dobbiamo mai smettere di lavorare per la PACE DIFFUSA. Nel nostro piccolo, con i nostri mezzi. In ogni piccolo gesto quotidiano.

Samantha.

No estamos preparados para ello, queridísima Samantha. Nos levantamos al amanecer pensando en lo bonita que esta la mañana, la compañera de al lado y sus ínfulas de poder, o simplemente que el que nos vende el pescado nos lo cobra tan caro! Yo me desperezo muchas veces pensando en esta Sicilia a la que quiero tanto y que tanto parece empujarme fuera. No me levanto ni con tiros, ni con hambre, son despertares tranquilos, sin frenesí ni angustia.

Me bajo tranquilo al living, esquivando dos perros perezosos, los calcetines de mi rubia, y los zapatos de mi mayor. Normalmente lo hago rápido, he de reconocer que casi de memoria.

Hay tantas cosas que hago de memoria cada día! Me pregunto si no debe ser que vivimos de memoria y, simplemente ya no nos dejamos afectar por lo que sucede, en Paris, Siria, Libia o en las Cien Mil viviendas de Sevilla.

Como decía, no estamos preparados: no estamos preparados para vivir, si no es de memoria. Respuestas estándares a preguntas estándares, tópicos comportamientos a realidades tópicas. Todos iguales, o todos distintos, pero todos parecidos. Pero nosotros ya estamos de vuelta de todo, 40 y pico, con la preocupación de tener lo suficiente para morir tranquilos y no de hambre…

Pero, y nuestros hijos, (para los que los tenemos): están ellos, los estamos preparando a ellos, para el desastre fenomenal que les dejamos?

Nadie esta preparado para vivir en estado de combate constante. Nadie. Podemos tolerar niveles de stress constante. De hecho hasta podríamos acostumbrarnos, pero a qué nivel?

Mientras otros niños empujados por sus padres (los nuestros, los del primer mundo), están sumidos en la cotidianeidad del placer, el niño sobrepasado por el epicurismo, ha olvidado la ataraxia. Nuestros niños, los ciudadanos del futuro no están preparados, ni están siendo preparados para las 4 cosas que regirán el mundo del futuro a todos los niveles: el instinto, la violencia, la conciencia del yo frente al mundo y la superviviencia a todos los niveles.

Hace un tiempo, mucho, en nuestro mundo te podían matar en cualquier parte: una bestia venia u otra tribu, y te mataban y te cocinaban, te arrancaban la cabeza? (link de las cabezas iberas), luego nos organizamos y nos matamos en sitios concretos, en guerras, y hoy de nuevo el mundo evoluciona hacia el caos total o simplemente hacia la guerra total.

Podemos optar por seguir viviendo tranquilamente: en un régimen de probabilidades tenemos pocas posibilidades de que nos toque, o ser conscientes de ello y prepararnos por lo que esta por venir.

Hace tiempo que reivindico que educamos mal a nuestros hijos: no tienen cultura del esfuerzo, no tienen disciplina, no tienen conciencia universal. París les queda lejos, pero también que alguien los atraque en una calle. Hablo de mi micro mundo o de esos micro mundos donde encerramos, los que podemos, a nuestros vástagos para que no participen de la miseria humana y cerebral, de la violencia humana y animal, de la realidad cruda y sin cocinar de lo que pasa más allá de la alambrada. Todo les queda lejos.

1117_ejecucion_soldados_sirios_g5.jpg_1853027552

Al fin y al cabo casi 200 historias de muerte ya no arrugan a nadie. Si, afectan más si son de París, Londres, New York, o Madrid; pero tampoco, si no nos toca de cerca.

La violencia random, sin planificación aparente y multi-localizada nos hace a todos víctimas y nos hace por lo tanto a todos, parte de ella. Somos actores pasivos y activos a la vez, pero no estamos preparados para ella, ni para sufrirla, ni para activarla, ni para participar de para y con ella.

Las palabras de mi amiga o conocida Samantha, como siempre, son de una asertividad brutal, pero aunque las comparta, desafortunadamente pienso que el mundo de nuestros hijos será un mundo violento, lleno de aristas, con demasiado contacto físico violento o sexual, gratuito, y NO estamos preparando a nuestros niños en el mundo real que se nos acerca, sino que muchos los preparan o en un mundo feliz inexistente o simplemente, y lo que es peor, no los preparan.

Lo de París de hoy es un toque de atención para mostrarnos lo que nos rodea, y para lo que nos tenemos que preparar.

Siento escribir y pensar así, pero de la misma manera que educo a mis hijos sin tablets, con acceso restringido a la tecnología, con dureza a veces, en el aburrimiento, en el trabajo, en el combate, o en el trabajo de equipo, así como intento inculcar en ellos el respeto máximo hacia la vida y su valor, la fuerza y la consecuencia de ella y de su uso; así como preocupo en que su vida sea un desafio constante, en que estén en contacto con el mundo que les rodea, (pero no el mundo en un click), así como no les escondo que la muerte existe, y que eres simplemente culpable, heredero, responsable y acreedor de todos tus actos, así como intento transmitirles una cierta “actitud” hacia el mundo de hoy y el que desafortunadamente se encontraran; no entiendo para nada la dejadez y el mirar hacia el otro lado del 90% por ciento del resto.

Si, lo de Paris es un desastre, pero es otro de muchos desastres, (presentes y futuros) para los que no estamos preparando a nuestros hijos

.pampa1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s