Tiempos Oscuros…

el

“Lo que realmente son estos tres tipos y lo que representan es tan terrible que no es necesario darles de su propia medicina. Acechan tiempos oscuros en los que hay que seguir plantándoles cara” 

David Bollero

Esta mañana pensaba en ello, veía al gobierno catalán sentado en esos bancos que me recuerdan a un patíbulo de madera y escuchaba a los fiscales desgranar, uno a uno, todos los argumentes que ayer engranaron las defensas. He colocado una tercera pantalla en mi mesa para ver las caras de los que escucho mientras en off se oye una radio que tanto puede ser de origen español o catalán, donde comentan como si fuera un partido de futbol, la última jugada.

En el Parlamento tumban los presupuestos y recuerdo las palabras de ese abuelo con el que coincidí una vez en un viaje a Roma de lado en el avión. Me dijo textualmente: cuando las tropas franquistas entraron en Barcelona, algunos vecinos dejaron de serlo para convertirse en aves de rapiña, otros porque se fueron corriendo, y fue entonces que entramos en esos 40 años de oscurantismo y mentira del que salimos a finales de los setenta. He sentido temor, hasta diría que una cierta angustia. No se aprueban los presupuestos, gana la derecha (o ultra derecha en España) y todos los que aquí en Catalunya no somos de su bando y nos hemos significado en algún momento, sufriremos las consecuencias. En mi pueblo habita una derecha muy recalcitrante, chenófoba, inculta, vengativa, que no dudará en señalar con su dedo a a todos aquellos que hemos estado o estamos o somos activos militantes de una vida democrática y de la libertad.

Si lo miro con objetividad, va de perlas a los independentistas que ganen estos tres tipos y toda la banda que los apoya, los extremismos crean ismos, y de ismo en ismo la base independentista crecerá al mismo ritmo que ellos aprieten y ahoguen y acusen y encarcelen y pisen y traten de aniquilar nuestras aspiraciones. Pero a ellos también les irá bien, tener a estos catalanes en pie, pero pacíficos, porque colorearan sus aspiraciones más retrogradas frente a todos estos españoles de a pie que los votan y que ven tan mal que nos queramos separar de ellos.

Pero al detalle, al día a día, la victoria electoral en las elecciones de abril o mayo de Abascales, Casados y Riveras será el aplastamiento técnico de Catalunya. Un 155 muchísimo más duro, mas desmantelativo y oxidante que el primero que hemos sufrido. Aquí en mi pueblo, dedos acusadores saldrán de la nada teñidos de acusaciones por delitos de odio, o por cualquier cosa, y lo más seguro es que se ensañen, y no tengamos demasiadas salidas. La libertad de expresión de la cual hemos disfrutado, como si el disfrute fuera algo excepcional, se convertirá en un pantanal peligroso, y nosotros y nuestros hijos sufrirán el dolor y la ignominia de sentirse algo prohibido.

No confío en ellos ni en el futuro que nos espera si el giro de los acontecimientos sigue el patrón de una victoria de la derecha en el parlamento español. Arrasarán Catalunya, y luego el País Vasco, nuestras calles se llenaran de tres tipos de ciudadanos, de los vengativos, de los Santis Villas y finalmente de todos aquellos, que aún creemos en una Catalunya independiente. Nuestros presos políticos serán juzgados a fuego y las condenas, amparadas ahora si de nuevo en un cenagal de barro y suciedad cavernoso y español, serán ejemplares, y por supuesto olvídense de volver, porque se los quedaran en un Estremera 2 mucho más duro y dudoso del que ya han sufrido de una manera, a mi entender injusta. Europa no moverá una tecla, y esta España cañí y antigua pervivirá. Cuando todo esto se juzgue de nuevo en Europa para ellos será demasiado tarde, y la capilarización de la angustia y persecución ideológica habrá sido tan brutal que en un futuro, nos será imposible, si lo sobrevivimos, olvidar los tiempos oscuros que nos acechan.

Mientras la orquestra del titánic siga sonando, apoyemos pues nuestra voluntad de libertad y preparémonos para sufrir la tiranía y la furia indiscriminada de una meseta que nunca perdona, y que jamás olvida. Un poco como nuestro lema, “ni oblit, ni perdó” aunque expresado desde el patíbulo del que a pesar de saberse perdido, no deja de esgrimirlo como el último bastión de su dignidad.

Visca Catalunya. I Visca la llibertat.

mujeres-hacia-exilio-1937--644x362

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s