El preu d’unes vides…

Potser el problema son “les seves i les nostres”, potser ja no hi ha cap problema i vivim embolcallats en la reacció peremptòria i obligada a cadascun dels actes de violència als que ens estem acostumant.

Lliga el teu gos, xaval….

El concepte passejar i deslligat és una entelèquia (surt a la pagina 132 del Pompeu Fabra, per si saps què és un diccionari, t’ho poso fàcil). Aquesta carta va dirigida a tu

Un huevo ya no es UN HUEVO.

Los niños ya no son niños, y las mujeres u hombres ya no son lo que son ni lo que les gusta parecer. Una o un amante ya no es un o una amante, y los juegos de cama y las intrigas, muchas veces dejan de serlo y se convierten en cosas muy distintas.

Els homes més sols del món

Jo vaig quedar-me amb aquell dia de Nuria de la que tinc la foto a algun lloc en que vaig sentir de més aprop que l’home més fort del món era el meu pare.

Trump, Obama, Xavi, Eva….

sin lugar a dudas su falta de intelectualidad, y su más que apreciable gusto por lo básico, me devuelve a un Presidente más real, y menos de Facebook. Más Twítico y menos instagrámico.
Simplemente: todos y cada uno de ellos no se han parado a pensar que al fin y al cabo todos ellos son hijos de una misma madre y padre desconocido..

Los Reyes si que existen.

Ser padre es complicado, y contar cosas también. El trato era muy distinto, el trato era que nos dormíamos, dejábamos el agua para los camellos, comida, volvíamos a casa, y cenábamos rápido.

Ens cal ser immortals? Homo Deus

Les croquetes serien sempre perfectes i la Laura Conde no tindria un tema per escriure, la Immortalitat, mataria la diversitat, perquè tot seria perfecte. Homo Deus….omnipotent i sobretot omni-avorrit.

2 horetes a un hospital públic.

Em va mirar amb cara de mal-rottlo i va dir-me “protocol”. Automàticament vaig girar sobre mi mateix i vaig donar gracies a 9 mesos d’entrenament a Poitiers al Juriscorps

Mon âme se refuge au foyer de ce jour gris… (mentiras de vivir en la actualidad)

Mis amantes, todas ellas no perdonarían semejante traición, y mis perros se sentarían cerca de mi, cada día, cada hora del día, a cada instante, en mis pies.
Nada cambiará. Veré como el mundo continua, cuando viejo de muerte mire a través de las ventanas, con mis perros al lado, y mi mujer mirándome de lejos, por alguna de esas ventanas de cristal doble, y me de cuenta que todo sigue, básicamente igual.