Con plan B

Lo de los fines de semana desprogramados tienen algo de incógnita surrealista, puede ser que salgan bien, muy mal, o sean un desastre tal que te ayuden en tu amor profundo por los lunes. Uno tiene que estar preparado para todo, para bailar con la rubia o hacerlo con la escoba. Da bastante igual que…