Me la pela Todo.

Vivo sumergido en ella, desde hace suficientes días, instalado en su sin sabor y su aventura continua, dejando de lado y aceptando como un freak de medio pelo sus alhajas y sus recuerdos aun no vividos, siempre con un pie en el cementerio de la pasión y otro en la puerta Este del paraíso.