Los Hijos de LOS OTROS…

A menudo y sin venir a cuento, los hijos de los otros son el problema y los nuestros son el paradigma inefable e indiscutible de que la perfección en la tierra existe y, lleva nuestros apellidos.