España Barbapapá

Finalmente he tomado la decisión, difícil, tardía y sobretodo traumática de admitir que no vivo en la península ibérica, que mis ojos no los baña el mar mediterráneo, y que por descontado, y sin lugar a dudas,  la oligarquía de este país, y sus súbditos no son de este mundo. Vivimos, y lo reconozco, en…