España, la sociedad del destinismo.

La sociedad de las pequeñas perversiones, o el país de las pequeñas miserias? Meridionales embutidos en su tempus infinito o eficacia en las ordes bárbaras?   Sentarse media hora al dia a pensar sobre mi entorno es casi, casi, un ejercicio comparado al de Francisco, Papa de Roma, cuando se sienta a meditar sobre su…