Quaderns d’estiu: La Casa del Sr.Strunk

Ese día, con los ojos serenamente lacrados por la muerte, veré a mis hijos deambulando por la línea crepuscular de la tarde, hablando, encontrándose como adultos con cuerpo de niño con esos recuerdos que se llevarán puestos de nuevo un año más tras los días en que Jochen nos presta su casa.