Dolores y sus tobillos.

Escribes mucho me dice mi nueva amiga, virtual, Dolores… Debe de ser un pasatiempo aburrido esto de escribir, y leer. Me gustan sus tobillos, no los de dolores, sino los virtuales. Le miro los tobillos, parecen agujas de coser, algo así como una depreciación inminente de mi Yo, el súper Yo de Nietzsche, o simplemente…